talco para pies casero - matiu

Uno de los elementos de los que menos se preocupan las personas en su higiene personal es al momento de tratarse de los pies, y para ellos hay innumerables formas de poder hacer esto, una de ellas es usando talco para pies.

Pero no sabes cuál talco es bueno para ti, o quizá no confíes mucho en los agentes químicos que pueda poseer, eso no es problema, porque hay soluciones caseras para que los pies se encuentren completamente protegidos en cualquier momento, sea de los malos olores o incluso de los hongos que pueden acarrear enfermedades bastante graves.

Ya sea por la sudoración o por el cansancio, aquellas partes que nos levantan y nos impulsan a lo largo del día merecen un poquito de cuidado, y con ello, estaremos haciendo nuestras actividades futuras “con el pie derecho”.

Preparación

Para hacer nuestro propio talco para pies necesitaremos:

  • 60gr de harina de arroz
  • 60gm de maicena (fécula de maíz)
  • Aceite esencial (a consideración de la persona)
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio (opcional)

Mezclas todos los ingredientes en un recipiente o bol (excepto el aceite esencial) para formar el cuerpo general del talco. Luego le puedes echar unas seis gotas de aceite esencial (si ves que con unas cuantas es suficiente, déjalo hasta allí); tapa o sella el bol y déjalo reposando unas horas, hasta que todo se seque.

(Puede que durante este periodo, si el aceite no logró matizar con lo demás, puedas verter unas gotas extras. El objetivo del aceite es únicamente el de aromatizar la mezcla, la cual luego traspasará hasta el mismo pie, calceta y zapato, no dejando su efecto solo en la piel)

Pasa el polvo por el colador para evitar grupos; con ayuda de un machacador clásico de ajos, rompe grumos que pueda haber, pues no hay que desperdiciar nada de la mezcla.

Guarda el polvo en un lugar seco.

El objetivo de este talco improvisado, el cual puede ser de mucha ayuda al momento de agotarse en tu despensa, es el de absorber la humedad, la transpiración de los pies.

Retendrán la humedad y el bicarbonato de sodio será un agente activo al momento de combatir males como hongos y bacterias en los pies y uñas.

Una variante bastante empleada es la del talco de rosas que consiste únicamente en agregar pétalos de rosas molidos a la mezcla, y aceite de rosas como aromatizante. Una vez hecho este proceso, se puede colocar en una talquera y aplicar con abundancia, eliminando posibles grumos en el proceso.

O si no, la lavanda y limón son también compañeros infalibles, pero este último solamente cuando se es en esencia, pues en su uso directo, puede entrar en proceso químico con el bicarbonato.

Como nota final, se puede decir que este talco no solo aplica a los pies, pues sus capacidades y beneficios se adaptan a todo el cuerpo, como axilas, cuello, entrepierna y cabello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *