Conocido como un alimento y bocadillo ocasional, la avena proporciona a nuestro organismo la energía necesaria para iniciar el día, ayudando además a nuestra digestión, corazón, huesos, sistema nervioso, tiroides, entre otros muchos beneficios que puede ofrecer a nuestro cuerpo.

Si además a todos estos beneficios le agregamos que posee un rico sabor y su enorme versatilidad en la cocina, podemos decir que encontramos el alimento perfecto, ya que puede ser utilizada tanto en platos dulces como salados, y puede comerse fría, caliente, natural, cruda, cocida, u horneada.

galletas de avena - matiu

Además, puede añadírsele un sinfín de elementos extras, como frutas y golosinas, algo que animará a más de uno al momento de personalizar su merienda o desayuno.

Verdaderamente merece la pena tomarse un tiempo en conocer un poco sobre estos mágicos copos que mezclados con uno o varios ingredientes pueden ofrecer a nuestro paladar un delicioso placer rico en vitaminas, proteínas, minerales e hidratos de carbono.

Preparación

Ingredientes

Así que nada mejor para un delicioso desayuno o una rica merienda o para cualquier hora del día que unas galletas de avena fáciles de hacer, para ello necesitaremos:

  • 200 gramos de copos de avena (Se recomienda en la mayoría de los casos la tradicional, aunque a veces puede servir la instantánea)
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de margarina
  • 100 gramos de harina de trigo de todo uso
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo freso grande o 2 pequeños
  • Esencia de vainilla
  • Pasas, chispas de chocolate, frutos secos, ralladura de limón, canela (opcional)

Pasos para su preparación

Precalentar el horno a 180º C.

Enmantecar y enharinar una bandeja para hornear (también se puede utilizar papel parafinado o tapetes de silicona, solo hay que tener en cuenta el material de la bandeja y usar lo que mejor se adapte).

En un recipiente hondo mezclamos los ingredientes secos:

(harina, copos de avena, bicarbonato de sodio, polvo de hornear, sal, azúcar), en otro recipiente mezclamos los ingredientes húmedos (margarina, huevos, esencia), hasta obtener una mezcla homogénea.

Verter los ingredientes secos a la mezcla con una paleta (no hace falta batidora eléctrica). En este momento podemos incorporar cualquier adicional (pasas, frutos secos, chispas de chocolates, etc.) en las cantidades de nuestra preferencia.

Una vez integrados todos los ingredientes formar bolitas del tamaño de una pelota de golf las cuales se presionan un poco dándole forma de galleta.

Colocar en la bandeja con una separación de unos 3 centímetros. Introducir al horno por espacio de 10 a 15 minutos o hasta observar que los bordes están dorados. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla. Notaremos que apenas salen del horno, las galletas aún están blandas pero una vez vayan enfriando se irán endureciendo.

Para conservar por mucho más tiempo nuestras deliciosas galletas las podemos guardar en un recipiente de vidrio con tapa, aunque, considerando su exquisitez, no es muy común que duren más de un par de días.

Las galletas de avena son una deliciosa manera de incorporar este cereal a la dieta de los menores de la casa, o como un exquisito snack con los beneficios de este súper alimento, rico en nutrientes y que aportará las energías que se necesitan en la jornada diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *